La Sociología de la Educación es una de las más jóvenes ramas del saber humano, ya que posee alrededor de sólo un siglo de existencia. Fueron Augusto Comte y Emile Durkhein los que le dieron vida como Ciencia general (Comte) y como Ciencias de la Educación (Durkhein).La epistemología de la Sociología de la Educación es enormemente rica en su marco teórico y metodológico. Entre los estudios sociales que formula figuran la Pedagogía, el Colectivo Escolar, el Colectivo Pedagógico, las relaciones sociales, la Institución Escolar, la familiam la comunidad, el desempeño de roles y los códigos de género entre otros.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Hay que impulsar el deseo de aprender

A partir de la Ley 26206 de Educación Nacional de 2006, la educación secundaria se convirtió en obligatoria. A diferencia de otros países latinoamericanos, la opción de la política educativa argentina ha vuelto obligatoria tanto la enseñanza secundaria básica como la enseñanza secundaria superior, restableciendo la unidad de la escuela media que había desestructurado junto con todo el sistema la Ley Federal de Educación de 1993.
Hay algo importante para tener en cuenta en relación a la obligatoriedad, que ejemplifica los desafíos que tenemos los docentes en nuestro paso por las aulas. El pedagogo Philippe Meirieu sostiene que la dificultad de la educación, y en nuestro caso la retención y finalización de los jóvenes en el nivel medio, es que

“la instrucción es obligatoria, pero no tenemos poder sobre la decisión de aprender. Esta no es producto de ninguna “causa” mecánica, no se deduce de ningún modo de ser hipotético, no puede pronosticarse a partir de ningún análisis a priori. La decisión de aprender cada cual la adopta solo, por razones que, sin embargo, no son propias de quien las adopta” (Meirieu, Ph. 1998)


Dussel considera que  el obstáculo  que nos complica en el cumplimiento de la meta que trata sobre la universalización del nivel, es justamente la débil capacidad de alentar la decisión de aprender por parte de los estudiantes que hoy concurren a las escuelas secundarias. Esta decisión, si bien deben tomarla los estudiantes, puede y debe ser impulsada y enriquecida por una propuesta curricular interesante y convocante, una propuesta inclusiva en sus formas y en sus modos de aproximarse a las nuevas generaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada